cruz.atelier

Image

2023 | NORIA | LOGROÑO

Memoria | Imágenes | Planos | Maquetas

Memoria

El Ebro es un recurso de vida.

Las norias hidráulicas, testigos silenciosos de escenas cotidianas de tradición agrícola, han dejado una huella perdurable en la ribera del río Ebro. Utilizadas inicialmente para elevar el agua con fines agrícolas, se convirtieron en símbolos de la armoniosa relación entre el ser humano y el cauce del río, proporcionando la vitalidad necesaria para el cultivo de la tierra. Despojadas de su cometido, se debaten dentro de su inactividad entre el abandono y la consideración como parte del vestigio de una memoria colectiva que aún pretende perdurar. Si miramos más de cerca, en ellas, podemos encontrar interacciones y relaciones entre el agua, el viento y la piedra que nos sugieren la constante transformación del paisaje a través de su leve movimiento.

El agua, en la ciudad, se percibe como un elemento a gestionar a partir del control y de la percepción social del riesgo. Sin embargo, es en estos paisajes fluviales, en los sobresalientes y en los banales, los cotidianos y los visitados donde es necesaria una interpretación ambivalente y dual de la intersección entre ingeniería, agricultura y cotidianeidad que se refleja en la identidad cultural del sentimiento de comunidad. Un vector que es entendido de un modo integrado y que no hace distinción entre el componente natural y el artificial.

Retorno a la tierra.

En septiembre de 1967, el viaje de Robert Smithson por Passaic interpreta las instalaciones industriales devastadas en términos estéticos, como ruinas capaces de alcanzar la inmortalidad del monumento, como memoria de un paisaje industrial agotado y entrópico.

La intervención propuesta en el viñedo se inspira en la gracia y la funcionalidad de este pasado de herencia agrícola e hidráulica de la región, elevando la infraestructura a la condición de «monumento», sirviendo como recordatorio evocativo de la importancia de la arquitectura e ingeniería en la evolución de la vida a lo largo del cauce del río.

Situada en las proximidades del río Ebro, la intervención se integra armoniosamente con el entorno, emulando la relación simbiótica entre las norias históricas y las aguas que las alimentan, así como estableciendo nuevas relaciones con el entorno lejano. Su ubicación estratégica, asomada al cauce pero desde una posición antaño nunca vista, destaca la importancia del agua en la viticultura y en la vida cotidiana de la región.

El encuentro fortuito entre el nuevo «agricultor» y el viejo «mecanismo» establece ciertas interpretaciones entre artefacto y naturaleza, así como interacciones entre artificio y ser humano capaz de alcanzar una reflexión más profunda sobre la continuada línea evolutiva de estos -y tantos otros- ingenios.

 

Una sutil evocación a lo que un día fue la conexión entre la tierra, el río y la contemplación armoniosa de la naturaleza.

CONCURSO

Premio

Cliente

Arquitectura

Localización

Año 

Finalist

Concéntrico 10

Oscar Cruz + Paula Moraga

Viña Lanciano, Logroño, España

2023